METODOLOGIA

    En el actual mercado laboral, un profesional del siglo XXI necesita tener una excelente base técnica y práctica con la que sobresalga. No es suficiente con la vocación y el esfuerzo que se requiere. En el MCC se instruye a los alumnos para que desarrollen su trabajo con garantías e incluso para que se conviertan en líderes potenciales que destaquen cuando se vayan afianzando en su entorno de trabajo. 

       El sistema educativo del MEDITERRANEO Culinary Center está enfocado en sacar lo mejor de cada estudiante, y centrado en la ´experiencia de alumno`, procurando de forma personalizada que cada uno de los alumnos se convierta en un profesional preparado y dispuesto para saber hacer su trabajo al graduarse, y hacerlo bien. Es imprescindible que cada alumno se convierta en un auténtico embajador de la escuela y que cuando esté trabajando se aprecie la alta calidad de la enseñanza que ha recibido. Ese es el nivel de exigencia. 

    La gastronomía es una profesión en la que, si se está cualificado, es muy fácil encontrar empleo. Las posibilidades son inmensas y el oficio permite el autoempleo o trabajar para empresas en las ciudades propias o en cualquier otro lugar del planeta, asegurando los ingresos y una forma de vida. Cada alumno titulado podrá madurar y alcanzar su potencial en puestos de mayor responsabilidad, progresando según su nivel profesional y siempre que nunca olviden lo que significa el orgullo de ser Chef. 

El Profesorado

 

      Los educadores y educadoras del MCC son plena y constantemente conscientes del lema de la escuela, «Homines Dunt Docent Discunt», frase de Séneca que literalmente se traduce como «Los Hombres aprenden mientras enseñan», conocedores de la responsabilidad que tienen y atentos a las necesidades que van surgiendo según comparten sus conocimientos con las mujeres y hombres que forman la gran familia del MEDITERRANEO Culinary Center.

     El cuadro docente está supervisado por un equipo directivo que controla cada fase de la formación desde el compromiso y el equilibrio que se necesita cuando se trabaja para dar una educación y un oficio en las mejores condiciones. 

      Independientemente de la asignatura que imparte cada profesor, cada docente es seleccionado en el MCC por sus capacidades, conocimientos, empatía y, sí, por su ilusión por enseñar, conformando un equipo humano que se desvela por ofrecer lo mejor de sí mismos. 

Clase_alumnos_profesor.jpg

El Método MCC

 

     Especialmente en el caso de los alumnos que no han alcanzado la mayoría de edad, en el MEDITERRANEO Culinary Center se busca una implicación del entorno familiar del estudiante, manteniendo informados a los padres o tutores de los progresos y circunstancias apreciables. Los alumnos que ya han cumplido 18 años, pueden recibir directamente los informes de tutorías, pero la experiencia dicta que se consiguen mejores resultados cuando esta responsabilidad es compartida. 

 

     La formación en el MCC se basa en la atención por el alumno, estimulando las capacidades individuales y el ritmo de aprendizaje, llevando a cada alumno más allá de donde cree que puede llegar. Impulsando las ganas de mejorar, la filosofía por saber adaptarse al medio y por aprender nociones que les servirán toda su vida. 

     A diferencia de la mayoría de escuelas de hostelería, en las que se trabaja en grupo desde el primer día, los estudiantes del MCC aprenden primero a cocinar individualmente y en una fase posterior, a trabajar en equipo, en las llamadas ´Brigadas` o ´Partidas`. Con este procedimiento se consigue que la formación sea mucho más completa y exhaustiva, y que los graduados se conviertan en auténticos especialistas preparados para cualquier contingencia, sea cual sea su destino laboral, un restaurante de lujo o uno de menú, restauración colectiva, catering, hoteles, cruceros o emprender su propio negocio. 

    Trabajamos la vanguardia desde el respeto a la tradición, enseñamos a los alumnos a amar lo que hacen y a pensar. Son los futuros profesionales que van a dar miles de servicios, millones de comidas, y eso es algo que exige compromiso y responsabilidad, con ellos mismos y con los demás. Queremos que se anticipen a lo que va a venir y sepan reaccionar en cada momento. 

     El objetivo es asegurar que cada uno de los alumnos adquiera los recursos y habilidades necesarias desde un estándar de alta calidad. Siendo esencial aprender a cocinar, en MCC se da la misma importancia a saber hacerlo en el puesto que se vaya a ocupar trabajando con otros profesionales, por lo que la exigencia es la misma en materias como la higiene, seguridad, tecnologías y uso de maquinaria profesional que en las relaciones personales y laborales.    

Alumnos_camara.jpg

Pedagogía y Código de Conducta

 

      Queremos cocineros vocacionales y entusiastas, que aprecien la calidad de los productos alimentarios y sepan transformarlos con las elaboraciones, pero sobre todo queremos que sean suficientes y respetuosos y serios con su trabajo.

      En el MCC se da mucha transcendencia a promover valores que se consideran ineludibles en la educación gastronómica y los alumnos reciben la formación adecuada para aprender e implementar formas de trabajar y  convivir, incluyendo la consideración por el producto y las tradiciones, la asertividad, el conocimiento y acatamiento de las jerarquías, la importancia del aseo personal y la imagen, saber establecer relaciones y resolver conflictos, tener preocupación por la alimentación saludable, conocer y amar los productos, comprender que se cocina para alegrar la vida a los demás, valorar la honestidad con las empresas contratantes y saber que la cocina, aun siendo un acto diario habitual, en ocasiones puede ser arte.