VALENCIA (11 DICIEMBRE 2020).

Que no se pierda la ilusión. Es la máxima de este año tan complicado que nos ha tocado vivir. Y para generar ilusión y felicidad está la Gastronomía. La reunión de nuestros familiares alrededor de una mesa llena de comida, siempre con las medidas de seguridad e higiene correspondientes, provoca esa felicidad tan necesaria en unos momentos tan críticos. Y, nosotros, como Escuela de Alta Cocina, no podíamos desaprovechar la ocasión para ofreceros una serie de tips, de consejos gastronómicos, para que las fiestas más sentimentales del año se conviertan en algo más especiales, si cabe, este 2020.

Según la Wikipedia, “La gastronomía navideña es el conjunto de costumbres culinarias realizadas durante la Navidad. Suele corresponder a países cristianos o con influencia en esta religión. Se caracteriza principalmente por ser una festividad familiar que no solo abarca convivencia, sino también consumo de especialidades culinarias tradicionales específicas dependiendo del país. La característica principal que engloba a todas las gastronomías es el uso de alimentos dulces, generalmente a base de cereales molidos: galletas, pasteles, rollos, etc. Otro denominador común es el mazapán, aunque también pueden usarse frutos secos y frutas secas”.

Y nuestro principal consejo es que deis la vuelta por los países más cercanos al nuestro a través de su Gastronomía Navideña. De esta manera podréis escoger ideas que proporcionen un toque de distinción y originalidad a vuestra mesa navideña.

Navidad en Italia.

En Italia la gastronomía es rica y variada y también la de Navidad. En función de la región en la que nos encontremos los platos varían. Uno de los más llamativos es la Fiesta de los Siete Peces, siete platos de marisco y pescado que rememoran el tiempo que tardó Dios en crear el mundo. También es típico la sopa con cappelletti, una pasta rellena de pollo, muy típica de la Romaña. En cuanto a los dulces, además del conocido pannetone no puede faltar el pandolce, el torrone o el mostaccioli.

La Francia navideña.

En el país en el que la oca y el foie no puede faltar en la cena de Nochebuena, el plato principal suele estar formado por un ave asado: faisán, pavo, pato, pularda, capón, etc. En ciertas regiones también son muy típicas la vieiras o coquilles Saint-Jacques. De postre, el Bûche de Noël es común en casi todo el país. Este pastel está hecho de chocolate y avellana y tiene forma de tronco.

Nuestro país vecino.

Para la cena de Nochebuena del 24 de diciembre es común en Portugal servir el Bolo Rei, que es una torta tradicional que se come en Navidad hasta el dos Reis Dia (literalmente Día de Reyes).

La torta es redonda con un agujero grande en el centro y se asemeja a una corona cubierta con frutas confitadas y secas.

También es tradición servir las fatias douradas, rabanadas o fatias de parida, que se elaboran a partir de trozos de restos de pan (cuando ya es demasiado duro para ser consumidos normalmente) empapadas en leche o agua para ablandarlas, sumergidas en  huevos para luego ser fritas en la menor cantidad posible de aceite vegetal. Luego se espolvorean con azúcar y canela, empapado en un jarabe hecho con agua, azúcar, canela y piel de limón o en puerto o el vino de Madeira. Por lo general se come frío como postre o merienda.

Y finalmente Grecia.

La Navidad en Grecia es sinónimo de grandes celebraciones familiares. La riqueza gastronómica del país adquiere por estas fechas su máxima expresión en los dulces que constituyen el plato fuerte de todas las reuniones. Entre ellos cabe destacar algunos considerados imprescindibles para todos los hogares griegos, tales como melomakárona, pasteles preparados a base de harina, miel de abeja y aceite de oliva, decorados con nueces machacadas., kurabiedes, polvorones elaborados a base de almendras con mantequilla, aromatizados con brandy o con agua de rosas y espolvoreados generosamente con azúcar glas, o diples, tiras largas de masa dulce fritas en aceite, rellenas de nueces y miel y aromatizadas con canela.

Si queréis ser más internacionales que nunca en este año, no dejéis de buscar y cocinar estas elaboraciones durante la Navidad. A buen seguro que sorprenderéis a más de uno. Eso sí, con el aforo correspondiente en cada mesa.

Y si no os atrevéis a dar vuestros primeros pasos en la cocina, en Mediterráneo Culinary Center disponemos de una amplia variedad formativa para convertiros en un/a gran chef. Así como unas instalaciones excelentes que os harán estar como en casa.

¡Feliz Navidad!